25 y Bang. 

Nunca me gustó la idea de cumplir años y ahora me caen veinticinco como un jarro de agua hirviendo cuando la temperatura de fuera son cuarenta grados. Me miro, me observo, saco mis propias conclusiones y me doy cuenta de que puede ir a peor : un cuarto de siglo, un montón de historias pegadas a mi piel, algunas ya ni las recuerdo, otras siguen supurando, unas pocas están pegando gritos, en algunas puedo pasar la yema de mis dedos y acariciarlas. A veces la sensación de vacío al recordar es inevitable, como si algo no encontrará su lugar, duele pero no mata. 

25 y Puuf. 

Es como volver al principio de una historia que sigue sin que tú te dieras cuenta. No hay un descanso está girando a tu alrededor, sin que puedas hacer cualquier cosa para evitarlo. Es como observar tu propia película y sentirte como un espectador más entre el público; uno que no tiene palomitas, ni Coca-Cola pero si ganas de salir de corriendo. La impotencia es brutal y desgarradora, hasta que llega el Bang, ese sonido casi dulce que te crea más de un infierno en una fracción de segundo y respiras creyendo que puedes antes de hundirte. 

25 y joder. 

Después de diecisiete años de guerra me merezco y exijo mi trozo de paz. Lo necesito y crece en mí. Estoy cansada. Estoy harta de ver que después de tanto no queda nada excepto mis cicatrices y sólo con eso no sé puede vivir. La vida tiene que ser algo más que esta mierda, tiene que ser algo más que demostrar que estás siempre al pie del cañón, que permaneces por el instinto de sobrevivir, que te quedas porque consideras que huir no es opción, que es de cobardes… Pero claro llega un momento en el que ya no puedes más y no quieres más. Es un agujero negro, un círculo vicioso y una espiral de destrucción. 

25 y Boom. 

Seguir en la brecha, en el centro del infierno,en medio de la tormenta, en el ojo del huracán, en la mar indómita,   en el punto más alto de la montaña mirando el acantilado y la caída, la sensación de vértigo, la necesidad de saltar , esperando que mis alas rotas vuelen de nuevo y vivir .  Me niego a rendirme pero reclamo mi paz porque es mía. Me lo merezco, coño.

Seguiré hablando con una botella de whisky. Llena de humo y vísceras. 

Estoy de celebración, corazón. 

Chute de realidad. 

Nacemos de fracasos,vivos con expectativas que rozan lo improbable, tenemos metas que nunca alcanzaremos, tenemos fantasías que se quedarán sólo en eso, juzgamos sin conocer, amamos con falta de sentido común,odiamos sin certezas,  follamos por vicio e inercia y la única verdad absoluta es que moriremos. 

Tenemos esperanzas vacías que nos impulsan a seguir por muy absurdas que estás puedan ser, nos obligamos a permanecer , a luchar, a enfrentarnos y a cagarla, como siempre. Nos viciamos, nos cegamos, nos matamos por dentro, nos enganchamos a un montón de mierda para ocultar algo peor, nos distraemos pensando, imaginando y soñando. Nos agarramos a cualquier excusa para sobrevivir. Somos cobardes para admitir una derrota, somos especialistas en huir y en negarlo todo. Somos unos básicos de mierda hasta decir basta. No valoramos nada pero lo queremos todo. Somos prescindibles como raza. 

La realidad es la muerte de cualquiera pensamiento original, es el verdugo del ingenio y el carcelero de la libertad. Es decir, estamos muy  jodidos y muertos. 
Dejadme, he vuelto a engancharme a House y al nihilismo. 

Te mereces algo mejor. 

Lluvia en el cristal de un cielo gris.

No sabemos que fue de la chica que prometio partir infiernos.

La que tenía un corazón a prueba de balas.

La que se reía de sus propias heridas. 

La que tenía los nudillos cansados. 

La que admiraba el amor.  

Ella, que con una mirada era capaz de desafiar a cualquiera. 

¿Dónde está esa chica? 

¿En que guerra sé perdió para no volver jamás? 

La he encontrado en un callejón sin salida . No está muerta, al menos no literalmente. Pero sí que ha muerto un número incalculable de veces. Esta llorando y sola. La pena cuelga de sus ojos como una soga al cuello de un suicida. Dice que esta cansada, que no encuentra un sentido a su lucha, que ya no merece la pena partirse el alma, que ya no quiere romperse más, que la paz es una mentira que no salva, que el mundo es cruel y hostil con los que son diferentes . El vacío le ha dejado hueco el pecho, su corazón tiene tres tallas menos, sus entrañas están colapsadas y no le cabe más humo en los pulmones. Ya no queda nada de aquella maravillosa luz que desprendía, se la han arrebatado. La han borrado de la faz de la tierra, como si nunca hubiera existido. ¿Qué puedes hacer tú?  

No quiere que la mire, tampoco me deja tocarla, esta negando cualquier posibilidad de ayudarla, lo único que sí me deja hacer es sentarme a su lado. Entiendo perfectamente lo que dice, su dolor, sus ganas de mandarlo todo al cuerno, su rabia enjaulada, sus buenas intenciones truncadas, su falta de cariño y su condena. Duele verla así. Tan vulnerable, tan frágil, no lo soporto. Aunque no quiere, acaricio su cara y la obligo a verme, en esos ojos que ya no tienen ese brillo incansable que los caracterizaba, ya no son los mismos ojos, no es la misma chica. 

“Mirame, por favor.                                Tú no puedes abandonar. Sé que la mayor parte del tiempo es difícil aguantar sin derrumbarse, lo sé, créeme. Pero no puedes permitir que te quiten algo que es sólo tuyo. Quieren quitarte lo que te hace única para que seas como los demás y tú no eres como los demás, nunca lo fuiste. Entiendo que estés cansada, que creas que seguir luchando no merece la pena, que no quieras romperte más, lo sé, porque yo también he sentido lo mismo . Entiendo todo ese dolor, esa frustración, la pena, la rabia, las ganas de llorar, la ansiedad apretando el pecho, el esfuerzo por respirar y los nervios destrozando lo poco que queda. Pero te mereces algo mejor : Te mereces seguir luchando, te mereces cada oportunidad que se cruce en tu largo camino, te mereces ser tu misma porque nadie luchará por ti, tienes la fuerza, la capacidad  y la inteligencia  de salvarte tu sola, porque eres muy grande. Tú no necesitas el mundo, el mundo es quién te necesita a ti. Hay personas que son luz para el resto, que sirven de guía en una noche oscura, que te dan el valor, la comprensión,  el hombro que necesitas y tú eres esa persona. Eres todo lo que quieras ser y más, nunca dejes que te quiten eso. Quiero volver a ver ese brillo en tus ojos, se que esa chica que fuistes esta dentro de ti y que se muere por salir con esa pasión arrolladora que tiene. Abrazala, déjala salir,  vuelve a tu lucha y salvaros juntas. Yo estoy contigo, siempre. ”


Esta es nuestra lucha. 

No estás sola. 

Lo parece pero no es así. 

Estamos contigo aunque no nos veas. 

Hemos nacido con el mismo corazón :

Salvaje y valiente. 


Importan las cicatrices. 

Importan los daños. 

Importan los sueños rotos. 

Importan tus vacíos existenciales. 

Importan tus días de asco. 

Importan tus maneras de ver el mundo y esas ojeras. 

Somos muchas, luchamos y estamos contigo. Somos muy distintas entre nosotras pero eso no quiere decir que no nos tratemos como iguales. 

Sé que el camino no es fácil, que cuesta mantenerse cuando todo parece perdido, puedes descansar en tu rato de pena pero lo que no puedes ni debes hacer es rendirte, eso nunca. Estamos contigo, somos el hombro donde llorar y la mano que te levanta; da igual el color de piel, los años, las arrugas, las canas, las pecas… Da igual todo eso porque tenemos el mismo corazón y joder, palpita tan fuerte como un rugido . 

No somos el sexo débil y tampoco somos esclavas de esta sociedad enferma y deshumanizada , puede que estemos muy locas porque sólo asi expresamos nuestras ganas de vivir. 

Somos el esfuerzo, el sacrificio y la lucha de muchas generaciones y debemos seguir con su legado. 

Somos guerreras en un mundo que intenta robarnos nuestra libertad y juzgarnos por algo tan absurdo como una talla. No lo vamos a permitir. 

Sabemos lo que es que te miren como si sólo fuéramos un vulgar trozo de carne pero somos muchísimo más que eso. 

Somos la esperanza de la siguiente generación y debemos luchar para dejarlas un camino mejor. 

Se lo debemos al igual que nuestras antecesoras se rompieron los cuernos por nosotras, hicieron todo lo que estaba en sus manos y más, porque creían en ello, porque tenían el mismo corazón. 

No estamos solas. 

Somos muchas y todas luchamos con ese mismo corazón. 

Esta es nuestra lucha, esta será nuestra revolución. 


Sólo por una noche. 

¿Desayunamos? 

¿Café para dos sin soledad? 

¿Te quedas? 

¿Miramos el techo juntos? 

¿Seguimos en la cama? 

¿Un abrazo para mis infiernos? 

¿Me regalas otra sonrisa? 

¿Me lees? 

¿Sólo existimos  tú, mi cama y yo? 

¿Tienes esperanza? 

¿Quieres más? 

¿Suspiros o jadeos? 

¿Me dejas jugar con tu piel un poco más? 

¿Puedes llenarte los dedos de mí? 

¿Y la boca? 

Fundirnos.

Fingir que esto durará. 

Qué nos queremos 

sólo para una noche

y un desayuno. 

¿Y quién dice que eso no es de verdad? 

¿Desayunamos y volvemos a la cama? 

Nadie lo hará por ti. 

Si me esfuerzo, pierdo. 

No soy tu tabla. No soy tu isla. No soy tu salvación. No puedo darte nada porque sólo tengo vacíos. A veces las lágrimas queman más que el fuego. Porque la oscuridad son infiernos entrelazados donde puedes bailar con la soledad y dejarte llevar. 

Me cuesta ser feliz porque creo que es un engaño, me cuesta creer si no siento, me cuesta amar, confiar y me cuesta bajar la guardia. Permanezco, sobrevivo, me mato, me sostengo  y veo en gris. 

Lucho, en una guerra sin cuartel, sin un respiro, sin un poco de paz, pensando, analizando, intentando comprender pero no sé nada. 

A veces te cansas al ver que tus esfuerzos, tus sacrificios, tus ganas y tus intenciones no sirven de nada. Que da igual, que los da igual, qué somos unos putos egoístas de mierda y que consideramos que mostrar los sentimientos es una debilidad. Es absurdo. Somos absurdos e idiotas. 

Respira que va para largo, no te sometas, si algo merece la pena es intentar ser libre y vivir. 

Nadie lo hará por ti. 

Verde, enorme y perdida. 

¿Cuándo fue la última vez que sentiste la compasión en unos ojos que te miraban? 

¿Cuándo fue la última vez que encontraste calor en las manos que te acariciaban? 

¿Cuándo fue la última vez que el cariño de alguien te desarmo por completo? 

¿Cuándo fue la última vez que te abrazaron el alma? 

¿Cuándo fue la última vez que encontraste el valor suficiente para dejar que alguien pasará tus fronteras? 

¿Cuándo fue la última vez que alguien removió tu ser, te dejo sin sentido y no podías parar de sonreír? 

¿Qué pasa cuando te identificas más con Hulk que con la chica? Supongo que ser Hulk, el monstruo u la bestia no tiene género, pero esta claro que sólo se los puede tratar con amor y comprensión. No será fácil, nunca lo es, pero te aseguro que reconocerán tu esfuerzo y que no encontras otra persona que te valore más, que te quiera más y que sea de verdad contigo como no lo es con nadie. Creedme, lo sé. 
Hulk, es como ver un reflejo de mí.